domingo, 8 de abril de 2018

VERDURAS Y LEGUMBRES - Crema de zanahoria con picatostes de curry

Yo no sé el tiempo que va a durar este temporal de viento y lluvia, pero para el frío este tan malo lo mejor es, sin duda, una sopita o una cremita caliente. Una simple cucharada es un chute de vitaminas,  de sabor y de calorcito rico.
De calabacín, de setas, de espárragos, de calabaza o de muchas verduras ¡A mí las cremas me gustan de cualquier manera! Sin embargo, quizás sea la de zanahoria mi favorita. 
Esta es una receta fácil y sana. Es apta para niños, embarazadas, mayores, deportistas y para dietas de adelgazamiento. Gusta a todo el mundo e, insisto, es un reconstituyente natural para el cuerpo humano.
Una de las cosas que me gusta de esta receta, además de su sabor, es lo versátil que resulta a la hora de añadirle guarnición. Lo mismo puedes ponerle jamón y huevo picado, que algo de queso o tocino frito... Y para las opciones veganas, algo de cebolla frita crujiente, sésamo, trocitos de tofu a la plancha o picatostes. Como veis en las fotos, yo he usado tacos de jamón serrano, huevo duro picado y picatostes con aceite de curry, que compro en una panadería artesanal (Panadería La Esencia,  C/ Horizonte, nº 8, nave 15. Polígono PISA.  Mairena del Aljarafe, Sevilla). Opciones, haberlas, las hay, así que poned en marcha vuestra imaginación y ¡A disfrutar!




 
   Ingredientes:
     PARA LA CREMA:
1 kg. de zanahorias.
1 cebolla.
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
750 ml. de agua.
Sal y pimienta

     PARA LA GUARNICIÓN:
Taquitos de jamón serrano.
1/2 huevo duro picado.
Algunos picatostes.


   Preparación:
Empezamos poniendo un chorrito de aceite de oliva en el fondo de una olla y en él refreímos durante 5 minutos la cebolla y la zanahorias (previamente peladas y troceadas) a fuego medio.



Lo siguiente será agregar el agua y añadir sal y pimienta al gusto. Tapamos la olla y cocinamos sin variar el fuego durante otros 20 minutos. 
Ahora toca triturarlo todo. Para ello, dejamos enfriar un poco la mezcla antes de pasarla al vaso de la batidora y batimos. 
En vuestras manos está lo líquida o espesa que queréis la crema. Si os gusta tal y como sale de la batidora, podéis consumirla directamente. Si no, volved a echar la mezcla en la olla y calentad más tiempo si la queréis espesa o agregad más agua si la queréis más líquida.  



Una vez a vuestro gusto, podéis servir la crema en un plato o bol y echar a volar vuestra imaginación ¡Recordad! Podéis añadir la guarnición que más os guste.
¡Buen provecho! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario