martes, 11 de octubre de 2011

CARNES - Gulash y la bella Praga

Yo que no soy muy "carnivora" tengo que confesar que quedé enamorada del Gulash cuando visité Praga. Por eso mismo me apetece mucho mostraros esta receta y que vosotros mismos podáis llevar el sabor de los Balcanes a vuestra cocina.
El origen real de este rico plato es Hungría, aunque es común comerlo también en la Republica Checa, Eslovaquia, Austría, Serbia o Rumania.
Básicamente se elabora con carne de vacuno ("gulya" significa vaca en húngaro), cebolla, pimiento y pimentón, por eso se considera una comida casera y sencilla. Aunque si es considerable el tiempo de cocción que necesita la carne.
Suele servirse en la mayoría de los restaurante de esas regiones y habitualmente se presenta acompañado de ensalada de patata y perejil o de otros carbohidratos (pan, spätzler o patatas).
Por cierto, si sois viajeros (y si no, también) os recomiendo al 100% que visitéis Praga. Es una capital preciosa, completamente distinta a las ciudades españolas (paisajísticamente hablando sólo, porque sus habitantes son muy amables) y llena de encanto...y de ricos platos. En mi retina tengo tres lugares divinos e ideales para degustar buena comida y pasar un buen rato. Si váis, no dejéis de pasaros por el Restaurante Carmelita (Újezd 403/31, en Mala Strana), es una pizzeria con horno de leña, buen ambiente y muy económica. Eva, Camino y yo entramos por la tarde ( a eso de las seis) al ver un cartelón en el escaparate que en checo decía algo así como: Hora féliz hasta las 20:00h, cócteles a 3€. Estuvimos hasta las 22:00h bebiendo sus ricos brebajes, y compartimos una una pizza que era un escándalo, pero insuficiente para tanto líquido...imaginad el caminito de vuelta al hotel.



Otro lugar para no perderse es el Cukrkavalimonada (Lazeska, 7 - Praha 1 - Mala Strana. Es una cafetería con un ambiente encantador y dulce que te trasmite un buen rollo increible cuando lo visitas. Sentarse a tomar un chocolate caliente y una porción de tarta en este original lugar relaja al más pintado. Y lo mejor es que su personal es tan agradable, o más si cabe, que el propio local.




Pero de todos los sitios que visitamos, yo me quedo con el U Fleku (Kremencova 1651/11, en Nové Mesto) por la tradición que encierra. Es una tasca superfamosa en la ciudad, con las mesas corridas, música de acordeones en directo y mucha, mucha cerveza. Si váis, os aconsejo que pidáis la cerveza negra, porque es de elaboración propia desde 1499. Ahí fue donde las tres viajeras descubrimos el auténtico Gulash. Pero cuidado, los camareros, muy simpáticos por cierto, tiene la manía de querer emborrachar a todo el mundo con sus cervezas y su becherovca, un licor local superfuerte y con un regusto acanelado. Nosotras ya ibamos avisadas, pero, aún así caímos.


Lo dicho, animáos a conocer los encantos de esta ciudad, que os dejará con la boca abierta...y el estomago lleno. Manos a la obra.

     Ingredientes:
1 kilo de carne de ternera troceada
Sal
Harina
Aceite de oliva
2 dientes de ajo
1 cebolla mediana
1 cucharadita de pimentón
1 lata de tomate entero pelado (de unos 400 gr.)
Vino tinto
1/2 pimiento rojo
Perejil picado
Nata líquida

     Preparación:
Para empezar nuestro Gulash ponemos aceite de oliva en una sarte y miestras se calienta salamos los trozos de carne y los pasamos por harina. Esos trocitos los doramos en la sartén que teníamos preparada y los reservamos en una olla express.
En ese mismo aceite rehogamos los dientes de ajo y la cebolla muy picadita durante cinco minutos y a continuación incorporamos el pimentón y el tomate.
La mezcla de la sartén la añadiremos a la olla en la que teniamos reservada la ternera, y todo lo cubrimos con vino tinto (será necesario casi la botella completa).
Ya casi estamos terminando, pero antes tendremos que trocear el pimiento en dados, incorporarlo al guiso y cerrar la olla a presión. Deben pasar unos 45 min. desde que suba el pitorro para que tengamos nuestro gulash listo.
Los expertos dicen que es un plato que necesita reposo, por ello lo ideal es consimirno al día siguiente y servido con un chorreoncito de nata líquida y perejil fresco picado.
Voilá!

No hay comentarios:

Publicar un comentario