martes, 25 de octubre de 2011

CARNES - Kefta

La receta de estas deliciosas brochetas procedentes de la gastronomía árabe me la enseñó mi compañera del curso de producción radiofónica, Lorena. Responsable también de la receta del Coquito. Ahí es donde la conocí y años después mi compañera y amiga María Martín la perfeccionó. Así que, como el buen vino, lo que vais a leer a continuación ha madurado en el tiempo... y eso se nota (en la foto veréis la receta que me llegó de manos de mi compi, escrita de puño y letra de una española casada con un sirio. La receta es la que prepara habitualmente su suegra).
El kefta es un plato típico de Marruecos y algunos países árabes (Argelia, Siria, Libia...) y consiste en una preparación a base de carne picada y especias que cambia dependiendo de la región. Para ellas se utiliza carne de ternera o de cordero (nunca de cerdo, carne prohibida en la religión islámica). Pueden cocinarse al grill, fritas, al vapor o marinadas, y pueden ser servidas con salsas ricamente especiadas.


Los ingredientes de estas brochetas son fáciles de conseguir porque forman parte de la cocina mediterránea en su mayoría. Quizás os chirríe un poco eso del trigo bulgur, pero no os será difícil encontrarlo en tiendas especializadas en comida oriental o africana. Éste es un tipo de trigo, con una fisionomía parecida a la del arroz, muy usado en las dietas de Oriente Medio y el Norte de África. No lo obviéis en la elaboración porque la diferencia es abismal.
La receta de los keftas que vamos a preparar hoy provienen de la más tradicional gastronomía siria que, sin variar, ha ido pasando de mano en mano hasta llegar a la encimera de la cocina de Carmela. Desde luego yo no me la iba a guardar y he querido hacerla pública para que os animéis a cocinarlas, al tiempo que conocéis los ricos manjares que hay más allá de nuestras fronteras.
Comenzamos.      

   Ingredientes:
700 gr. de carne picada.                  
100 gr. de trigo burgul.
1 cebolla picada muy fina.
1 cucharada de comino molido.
1 cucharada de canela.
1 cucharada de pimentón dulce.

1 cucharadita de curry.
Un poco de hierbabuena picada.
Perejil picado.
Sal y pimienta.

   Preparación:
Es una receta bien sencilla de elaborar. Por un lado, coceremos el trigo para que quede en su punto antes de añadírselo a la carne. Para ello, ponemos en un cazo 200 ml. de agua a la que le añadiremos el burgul cuando empiece a hervir. Una vez cocido (quedará como queda el arroz), lo escurriremos y lo reservaremos.
Por otro lado, en un bol grande ponemos el resto de ingredientes y con las propias manos los amasamos hasta que queden ligados. Añadimos el trigo y volvemos a ligar.
Esa mezcla la debemos dejar macerar una hora como mínimo en la nevera. Tapad con papel film el bol para que no se seque.


A continuación, con la masa vamos formando bolas (un poco alargadas, como si fueran croquetas) y cocinamos en una plancha o sartén con un chorrito de aceite. A la hora de asarlas tendréis que tener paciencia, ya que no deben quedar crudas por dentro.
Por último, las clavamos en en un pincho largo (a modo de brocheta) y listo.
Algunas personas hacen bolas más pequeñas y las intercalan en el pincho con verduras u hortalizas asadas al gusto.
¡Exquisitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario