jueves, 10 de noviembre de 2011

CARNES - Albóndigas de queso

La palabra albóndiga procede del árabe al-bunduqa que significa "la bola". Los árabes enseñaron a los europeos a preparar este guiso de bolas de carne. En España suelen servirse como plato único o en segundo plato, pero son un alimento muy extendido mundialmente y se elaboran de muy diferentes maneras.
Estoy segura de que estas albóndigas no os van a dejar indiferentes. Son originales y muy recomendables para los niños, porque en la misma salsa podéis introducir verduras sin que lo aprecien.

   Ingredientes:
1/2 kg. de carne picada (la que más os guste).
1 cebolla.
1 zanahoria.
1 lata pequeña de tomate natural triturado.
1 huevo.
2 rebanadas de pan.
150 gr. de queso semicurado.
1 pastilla de caldo concentrado.
Pan rallado.
Un poco de leche.
1 diente de ajo.
Aceite de oliva.
Sal, pimienta y perejil.

   Preparación:
Primero preparamos las albondigas. Para ello, ponemos las rebenas de pan en remojo en un poco de leche. La carne la colocamos en un bol y le añadimos sal, pimienta, perejil, el diente de ajo bien picadito, el huevo y el pan escurrido. Se mezcla todo cuidadosamente con las manos y dejamos reposar la mezcla unos minutos.
A continuación, partimos el queso en tacos pequeños, cogemos un poco de la masa de albondigas y le colocamos un taquito de queso en medio. Cerramos con la masa dándole la forma de albondiga (eso lo repetimos con toda la masa).
El siguiente paso será rebozar nuestras albóndigas con pan rallado y dorarlas todas en una sartén con abundante aceite.
Por otro lado preparamos la salsa. Ponemos en una olla un poco de aceite de oliva y en ella rehogamos durante unos minutos la cebolla y la zanahoria picaditas. Depués, añadimos el tomate triturado y la pastilla de caldo concentrado y dejamos a fuego lento unos 20 minutos, moviendo para que no se peguen.
Una vez lista la salsa de tomate, la volcamos en el vaso de la batidora y la batimos hasta que quede homogénea.
Para termina, ponemos la salsa en una fuente de horno y las albóndigas encima, y horneamos a 200ºC durante unos 15 ó 20 minutos con calor arriba y abajo.
Como siempre os digo, en la variedad está el gusto, así que probar a cambiar el queso por paté, jamón u otro tipo de queso. La guarnición corre de vuestra cuenta.
¡Un plato para toda la familia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario