jueves, 29 de diciembre de 2011

VERDURAS Y LEGUMBRES - Endivias con roquefort

Este mediodía, durante la comida, le he comentado a mi amiga Irene que hoy quería escribir este rico plato con endivias. Ella es una grandísima cocinera y, como yo, una amante de las verduras. Me ha dicho que las endivias y los canónigos tiene muchísimas propiedades, así que yo, ni corta ni perezosa me he puesto a "bichear" por internet para convenceros de que os animéis a hacer esta recetita.
Al igual que la archicoria, este es un cultivo rico en fibras, lo que lo convierte en extremadamente útil para regular el transito intestinal. Pero además, la endivia es muy ligera e ideal en dietas de adelgazamiento ya que el 94% de su contenido es agua.
Pero ahí no queda la cosa. Son magníficas para ayudar a disminuir el colesterol, mejorar la circulación y prevenir la arteriosclerosis...o lo que es lo mismo, es ideal para luchar contra los infartos y los derrames cerebrales. Con roquefort la cosa cambia, claro, pero a veces más vale perdonar el bollo por el coscorrón.
Para terminar de convenceros me gustaría deciros que esta es una ensalada templada ideal para comer en invierno y otoño, pero está tan rica que no podréis resistiros a comerla también en meses calurosos.



   Ingredientes:
3 cogollos de endivias.
250 ml. de nata líquida.
1 cuña de queso roquefort (de las que venden en los supermercados).
1 lata pequeña de maíz.
1 bote pequeño de palmito.
40 gr. de aceitunas negras (fileteadas).




   Preparación:
Este es un plato frío, por lo que lo importante es el montaje. Para comenzar, deshojamos las endivias, las lavamos y las secamos un poco con papel de cocina o un paño. En una fuente vamos poniendo las hojas de forma cóncava (para que lo entendáis, así: v).
Por otro lado, en un cazo ponemos la nata y el roquefort desmenuzado y vamos removiendo continuamente con utensilio de palo hasta que el queso esté completamente derretido y ligado con la nata.


Esperamos un minuto para que la salsa se temple un poco y con una cuchara vamos rociando las hojas de endivia. Terminamos añadiendo por encima el maíz, el palmito troceado y las aceitunas (en rodajitas).
¡Qué rica!

No hay comentarios:

Publicar un comentario