viernes, 17 de febrero de 2012

PESCADOS - Sardinas marinadas con hinojo

La receta que os traigo hoy la he colocado en la sección de "Pescados", pero bien podría colocarse en "Aperitivos y salsas", ya que es ideal como entremés, sobretodo en los meses calurosos del verano.
La sardina pilchardus es el tipo más conocido en Europa y está estrachamente emparentado con la anchoa o el arenque, pero exsiten muchos tipos de este pescado. La mojarrita, la julilla o el piquete son algunos ejemplos de lo que os digo.
Nutricionalmente hablando, estamos citando a un pescado azul y que, por lo tanto, tiene más grasa y más vitaminas que el blanco. Y en particular, la sardina tiene más vitaminas A y D que  cualquier otra especie. Además, enlatadas son una fuente de fósforo y de calcio.
En el plano culinario debéis saber que el verano es el mejor momento para consumirlas, ya que presentan un mayor índice de grasa, que los hacen más sabrosas y aromáticas.
Admiten multitud de preparaciones: fritas, rebozadas, a la brasa, guisadas, escabechadas...o marinadas, como hoy las hacemos. Eso si, debemos tener presente siempre que no es aconsejable congelarlas, porque esa grasa típica de los pescados azules impide que culmine su congelación y modifica su sabor y textura.
Vamos a probarlas hoy marinadas con hinojo.

   Ingredientes:
Los lomos limpios de 8 sardinas.
1 tomate maduro grande.
1 cucharada de semillas de hinojo.
2 limones.
Sal y pimienta negra.

   Preparación:
Para empezar, debemos tostar un poco las semillas de hinojo en una sartén para después triturarlas en un mortero.
Por otro lado, sacamos el jugo de los limones y los reservamos en un vaso o taza.
Lo mismo hacemos con los tomates, que los pelaremos, los despepitamos y los rayamos sobre un bol para usar su carne más tarde. Debemos escurrir un poco el exceso de líquido.
Después, en una fuente (no muy grande para que podamos hacer varias capas de lomos y se marinen bien), ponemos los lomos de las sardinas. Los rociamos con el zumo de limón y los expolvoreamos con el hinojo hecho polvo. A continuación, los salpimentamos al gusto y les añadimos la rayadura de tomate. Vamos haciendo capas con los lomos y repetimos la operación.
Para terminar, cubrimos la fuente con film de plástico y lo reservamos una hora y media en la nevera.
Para terminar, es hora de montar el plato. Para ello, vamos sacando las los lomos de la fuente y los vamos colocando en una abdeja (o algo parecido) bien puestecitos. Podemos adornarlo con algo de perejil, algunas rodajas de limón o con un poco de mayonesa.
¡Muy original!

No hay comentarios:

Publicar un comentario