viernes, 3 de febrero de 2012

VERDURAS Y LEGUMBRES - Crema de calabacín

¿Hay algo mejor para la ola de frío que está arrasando el país que una buena cremita de verduras?. A nosotros en casa no se nos apetece otra cosa. Y con el fin de semana que se presenta creo que vamos a tirar mucho de sopas, caldos y cremas.
Siempre recuerdo que mi madre (su crema es insuperable) nos la ponía muchas noches de invierno para cenar y le picaba jamón york por encima. Cuando mi hermano y yo llegabamos de entrenar aquella receta era el mejor complemento para entrar en calor y reponer todas las vitaminas que habiamos perdido. Juanito y yo nos volvíamos locos cuando, encima, como era habitual (y casi ritual) la acompañaba de sus deliciosas croquetas del puchero.
Hoy nuestra crema es de calabacín, pero poco a poco iremos conociendo algunas otras con más vegetales.
¡Comenzamos!



   Ingredientes:
1 kg. de calabacín.
1 cebolla mediana.
50 gr. de mantequilla.
500 ml. de caldo de pollo.
400 ml. de nata líquida para cocinar.
2 cucharadas de harina.
Aceite de oliva y sal.

   Preparación:
Empezamos cortando muy finamente la cebolla y la pochamos en una olla. Debemos poner el fuego flojito para que simplemente de ablanden, pero que no se doren tan siquiera.
Por otro lado, pelamos los calabacines y los cortamos en taquitos finos. Una vez lista la cebolla, en esa misma olla ponemos el calabacín y lo rehogamos unos 10 minutos removiendo de vez en cuando.



Ahora, añadimos la mantequilla, esperamos que se derrita y agregamos el harina. De este modo, nuestra crema tomará más consistencia. Removemos un poco durante un minuto y echamos el caldo de pollo caliente (ya sabéis que si no tenéis, podéis usar pastillas de caldo de pollo concentrado, pero buscad el la misma caja las proporciones adecuadas).
Esperamos hasta que todo el contenido hierva, lo retiramos del fuego y lo trituramos todo con la batidora hasta conseguir una crema fina. Este es el momento de corregir la sal (dependiendo de como os guste) y de añadir, si queréis, un poquito de pimienta negra.


Para termina, agregamos a batido la nata líquida, movemos bien para mezclar y servimos.
Como os he dicho, mi madre le añadía jamón york picadito, vosotros podéis poner lo que más os guste: mozzarella rayada, picatostes, más pimienta negra, huevo picado...
¡Espero que os guste!

No hay comentarios:

Publicar un comentario