viernes, 30 de marzo de 2012

PESCADOS - Bacalao dorado

Existen varios nombres para llamar a esta receta: Bacalao Dorado, como lo conocemos en España; Bacalhau Dourado, como se la nombre en Portugal pero en los lugares cercanos a nuestra frontera; o Bacalhau à Brás como lo llaman habitualmente nuestros vecinos lusos.
Precisamente de esa bella tierra proviene este plato tan sencillo en ingredientes (al fin y al cabo es un revuelto de migas de pescado con patatas fritas) pero tan exquisito en sabor.
Y es que la clave del exito radica en varios factores. Los grandes expertos dicen que el grado de desalado del bacalao, la cantidad de pescado en el conjunto o el nivel de cuajado del huevo pueden influir en su sabor, y que es en esos pequeños (pero gigantes) detalles dónde radica la perfección.
El sabor y la textura del bacalao dorado hacen de esta receta un manjar con mucha historia, de la que hoy podéis ser partícipes.
Comenzamos.


   Ingredientes:
400 gr. de bacalao salado.
1 cebolla.
4 huevos.
3 patatas grandecitas.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta.

   Preparación:
El día antes de hacer esta rica receta debemos poner el bacalao en un bol con agua para desalarlo. Lo ideal es dejar al menos 24 horas y cambiarle el agua una o dos veces en ese tiempo. Una vez lo tengamos listo, podemos secarlo bien con paños de cocina y ponernos manos a la obra.
Comenzamos pelando las patatas y cortandolas finas en forma de bastoncillos o palitos. Lo mismo haremos con el bacalao, para dejarlo en finas tiras; y con la cebolla, que la troceamos en juliana.
En una sartén con abundante aceite vamos cocinando cada ingrediente por separado. Primero las patatas, después el bacalao y por último la cebolla. Nuestro objetivo es dejar cada alimento doradito (de ahí su nombre).
En esa misma sartén, después de quitarle casi todo el aceite (y dejar lo justo para que no se nos pegue nada) ponemos de nuevo todos los ingredientes juntos a fuego medio. 
En bol aparte, mezclamos los huevos un poco (no tanto como para batirlos) y lo agregamos a la sartén. Salpimentamos y mezclamos todo antes de que el huevo se cuaje del todo. De este modo quedará la receta más jugosa.
Sólo queda...catarla.
¡Bom apetite!

No hay comentarios:

Publicar un comentario