jueves, 20 de diciembre de 2012

VERDURAS Y LEGUMBRES - Revuelto de Pimientos del piquillo con gulas y huevo frito

Había recetas deliciosas, ingredientes de altísima calidad y un marco que mezcla por igual tradición y originalidad. Pero de todas me quedo con este revuelto de pimientos del piquillo con gulas.
Los responsables de este plato son los cocineros de la Antigua Abacería de San Lorenzo, un rincón sorprendente en pleno centro de Sevilla. Y si a este tipo de platos se les une buen vino, mejor queso y todo tipo de rica chacina, o aseguro, y no me equivoco, que la primera no será la última vez que la visitéis.
Algunos pensaréis que estoy exagerando, pero si tras leer mi opinión necesitáis algún dato más testado, sólo tendréis que visitar las fotos que cuelgan en la galería de su página web (http://www.antiguaabaceriadesanlorenzo.com/). Podréis comprobar el calibre de sus platos, sus postres, su bodega o su local, que no deja, tampoco, indiferente a nadie.
Si visitáis esta antigua abacería no dejéis de probar su chicharrón de Cádiz (exquisito) y cualquiera de los platos de su carta.  Pero si no os animáis, por lo menos encended la vitro, leed lo que viene a continuación, poneos manos a la obra y veréis que es posible conseguir un manjar a través de la sencillez.
Comenzamos.



   Ingredientes (Para 2 personas):
200 gr. de gulas.
1 bote de pimientos del piquillo.
2 huevos
2 dienets de ajo grandecitos.
2 guindillas secas.
Aceite de oliva.
Sal.

   Preparación:
Lo dije antes y me vuelvo a recalcar. Éste es un plato sumamente sencillo. Dividiremos la preparación en tres partes, siendo la última el montaje.
Para empezar, ponemos un buen chorrito de aceite en una sartén honda y a fuengo medio doramos levemente los ajos laminado y las guindillas. Cuando estén listos, añadimos las gulas y las salteamos. Este tipo de alimento no necesita mucho tiempo de calor, con unos 5 minutos será suficiente. Eso si, tendremos que mover de vez en cuando (con un utensilio de madera, por ejemplo, que no daña el menaje). Reservamos.


Por otro lado, freimos los huevos. Como ya os he dicho en alguna ocasión, el huevo salé más "presentable" si lo echamos a la sartén cuando el aceite esté aún frio.
Ahora sólo nos queda la "arquitectura culinaria": el montaje del plato. Es tan sencillo como poner las gulas primero, los pimientos encima y el huevo como colofón. Y con un cuchillo, antes de hincarle el diente, trocearlo todo para conseguir que la yema llegué a todos lados y se mezclen bien los ingredientes.


Fácil, ¿verdad?. Ya no tenéis excusa para probar esta delicia, en vuestra propia casa o en La Antigua Abacería de San Lorenzo. La encontraréis en la calle Teodosio, nº 53, esquina con Marqués de la Mina, en Sevilla (Tlf. 954 380 067). No os arrepentiréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario