domingo, 24 de agosto de 2014

CARNES - Albóndigas en salsa teriyaki

No es la primera ni la última receta de albóndigas que vamos a poner en este blog, porque este alimento es tan agradecido, que las opciones son infinitas. Así no existirá almuerzo aburrido. Además, hoy en día son muchas las facilidades para hacer un plato como éste ya que cualquier hipermercado que se precie vende albóndigas ya preparadas a las que simplemente tendréis que acompañar con una rica salsa y una original guarnición. Eso sí, vale la pena gastarse un poquito más y adquirir una variante de calidad, que las hay.
Quizás la receta más conocida con salsa teriyaki es el pollo, ya usado incluso por cadenas de comida rápida. La bocateria Subways es un buen ejemplo de lo que os cuento, que hizo de su bocata con pollo  teriyaki uno de sus platos estrellas.
Teriyaki no es más (ni menos) que una técnica de cocción de la cocina japonesa en la cual los alimentos son asados en un adobo de salsa dulce.
Tradicionalmente, la salsa teriyaki se hace mezclando y calentando cuatro ingredientes: mirim, azúcar, salsa de soja y sake (que puede ser sustituido por otro alcohol). Pero no os asustéis por que la venden ya preparada en cualquier comercio especializado en cocina oriental o en algunas grandes superficies.
Nosotros hoy la usamos para aderezar unas albóndigas que os van a quedar deliciosas.
Comenzamos.



   Ingredientes:
12 albóndigas de cerdo.
1 cebolla.
2 dientes de ajo.
250 gr. de mezcla de setas (congeladas o naturales).
40 ml. de salsa teriyaki.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta.

   Preparación:
Empezaremos cubriendo el fondo de un perol con aceite de oliva. Cuando esté caliente añadimos las albóndigas y las doramos un poco para que no se deshagan a la hora de manipularlas.
Cuando esté listas, las retiramos y las reservamos en un plato con papel de cocina absorbente.


En ese mismo aceite, aprovechando que está caliente, preparamos un refrito con la cebolla y los dientes de ajo picaditos y con la mezcla de setas (algunas veces éstas viene en trozos grandes, así que podréis picarlas un poco, pero no en exceso para que sea perceptibles al paladar y la vista). 
Una vez que tengamos el refrito preparado, añadimos de nuevo las albóndigas, salpimentamos y agregamos la salsa teriyaki. Mezclamos bien para que la salsa llegue a todos los rincones de la receta y añadimos un poco de agua hasta cubrirlo todo. 


Dejamos cocer a fuego medio durante 20 minutos (agregando un poco si es necesario para que no se nos peguen los alimentos) calculando bien la cantidad de líquidos para que al finalizar, la salsa quede reducida y cremosa.
¡Exquisitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario